Lubricantes: ¿cómo saber cuál elegir?

¡Hola a todas y todos! La semana pasada no os traje entrada y lo siento muchísimo, pero tenía otras cosas en la cabeza y me estaba documentando para el de hoy y no me dio tiempo. Por eso prometo que el de hoy os será muy útil, porque hablaremos sobre uno de los mejores aliados en nuestras relaciones íntimas y que nadie debería prescindir de ellos: ¡los lubricantes!


Todas y todos queremos tener sexo de la forma más segura y cómoda posible, para disfrutar al cien por cien del sexo y sin contratiempos. Pues una de las mejores formas de hacerlo es usando lubricante. Pero ¿solo hay un tipo de lubricante? ¿Cuántos tipos hay? ¿Cuáles irán mejor? ¿Ventajas y desventajas? Hoy resolveremos algunas de las dudas que todo el mundo tiene sobre ellos y espero que os ayude a elegir el vuestro.


¿Qué son y para qué sirven? El lubricante es un producto que se usa para facilitar y aumentar el placer en las relaciones sexuales. Antes se relacionaba su uso únicamente para los problemas de la lubricación de la mujer, pero hay muchos otros motivos para su uso:

  • Problemas con la lubricación natural
  • Disminuyen la probabilidad de contraer infecciones
  • Facilitan la penetración
  • Aumentan del placer
  • Potencian el orgasmo
  • Comodidad al masturbarse y/o usar juguetes
  • Reducen la fricción y, por tanto, la posibilidad y el riesgo de que se rompa el preservativo
  • Simplemente para divertirte y jugar con tu pareja


¿Qué tipo de lubricantes hay? Aunque hay muchísimos diferentes según aroma, sabor u otras cosas, los podemos clasificar en tres tipos según su base:

  • Base agua: Estos son los que recomendamos a todo el mundo de primeras. Se pueden usar para todo tipo de prácticas, son la apuesta segura ya sea porque no sabes qué escoger, no te quieres arriesgar o cualquier otro motivo, si tienes dudas escoge el base agua.

    Tiene múltiples ventajas como por ejemplo: son fáciles de limpiar ya que son hidrosolubles, compatibles con el preservativo y los juguetes sexuales, no manchan, sirven para cualquier práctica sexual (vaginal, anal y oral), tienen una textura muy ligera (no son grasos ni untuosos), ideales para las pieles más sensibles, tienen muchísima variedad (sabores, aromas, efectos...), recomendables para pieles secas e irritadas (ya que también hidratan y protegen la piel), recomendables si buscas un embarazo (ya que su base hace que sean más inocuos con los espermatozoides).

    Su principal desventaja es que, debido a que al ser de agua el cuerpo los absorbe más fácilmente, es que su efecto dura menos que los otros dos, por lo que tendrás que ir reaplicandolo de vez en cuando. Otras desventajas son que no se recomiendan para masajes ni sexo bajo el agua.

  • Base silicona: Los de base silicona son un poco más concretos que los de base agua. No son aptos para todo tipo de pieles ni usos, pero para ciertas cosas ofrecen unos resultados mucho más placenteros que los de base agua. Aunque sirva para sexo vaginal y oral, su principal uso y para lo que siempre recomendamos es para el sexo anal y el sexo bajo el agua, debido a su duración y su densidad, ya que así evitas que se acabe el efecto sin darte cuenta y tengas algún desgarre o algo similar.

    Algunas de sus ventajas son: su termoconducción, es decir, se activan con la frotación y facilitan la dilatación gracias a esto. Su textura densa y untuosa hacen que dure más y no sea de tan fácil absorción, por lo que no es necesario reaplicarlo. Se recomienda también para usarlo tras el embarazo o durante la menstruación (ya que es cuando más sequedad se experimenta). Son ideales para sesiones largas. Su textura los hace perfectos para la masturbación para el pene, ya que produce una sensación y tacto muy agradables. Son recomendables para el sexo anal y los masajes debido a su baja fricción, ya que los hace deslizantes y facilitan estas prácticas.

    La principal desventaja que tienen los de base silicona es que no son compatibles para la gran mayoría de juguetes, pues pueden provocar irritación e incluso romperlos. Además, al contrario que los de base agua, no suelen ser comestibles y pueden manchar la ropa, sábanas...

  • Base aceite: Los de base aceite son muy parecidos a los de silicona. Son los más viscosos de los tres tipos y a su vez los más duraderos. Aunque antes estaban muy de moda y mucha gente los usaba, poco a poco se han ido usando cada vez menos y casi no se recomiendan.

    Sus principales ventajas son: su viscosidad, ya que los hace perfectos para el sexo anal y, sobretodo, para los masajes corporales debido a que son fáciles de extender.

    Sin embargo, tienen más desventajas que ventajas: no se recomienda su uso con condones, pues pueden romperlos y deteriorarlos fácilmente. No se recomienda su uso en sexo vaginal, ya que puede provocar irritaciones en pieles sensibles. Puede manchar ropa y sábanas, además que son difíciles de quitar de la piel (necesitarás agua y jabón o darte una ducha para ello). Pueden alterar el pH, por lo que pueden provocar infecciones vaginales.

Y lo dejamos aquí por hoy. Espero que esto os sirva para poder escoger un lubricante con el que podáis darle un poco de vidilla a vuestra vida sexual, que en mi opinión están algo infravalorados, porque con muy poco te ofrece mucho juego y eso nunca está nada mal. Nos vemos en unos días, espero que disfrutéis de las fiestas y que hayáis sido buenos (o malos según la situación) y os traigan muchos regalos. Y recordad: esto es mucho más que sexo. ¡Hasta la próxima!


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

×
¡Hola!, somos Maria y Alexandra, Sex Coachs de Lovelovers.

¿Quieres que te asesoremos en algún producto que estés buscando?

Queremos que encuentres lo que realmente necesitas en este momento.