Desmintiendo mitos: El sexo y las vaginas (parte 1)

¡Hola a todo el mundo! Primero, quiero disculparme por haber estado ausente tantos días, hemos tenido algo de lío y entre unas cosas y otras no he tenido tiempo. PERO, hoy os traigo un artículo bien chulo que tendrá diferentes partes. Se trata de una serie a la que he llamado "Desmintiendo mitos" y tratará, como bien podéis adivinar, sobre cosas, bulos, fake news del sexo que iremos desmintiendo y hablando.

En la primera parte, hoy hablaremos sobre algunos de los mitos que las personas con vagina tenemos sobre nuestra relación con el sexo. Así que preparaos que empezamos. ¡Let's go!


Mito 1: El orgasmo tiene que darse con la penetración

El primero es uno de los más frecuentes y, sobretodo, está muy arraigado en las parejas heterosexuales y suele ser motivo de preocupación. Y al no cumplirse para un gran número de personas, muchas personas con vagina acaban pensando que tienen un problema y los hombres acaban centrando la sexualidad en el pene.

Pues bien amigas y amigos, he venido para deciros que se acabaron vuestras preocupaciones, porque es una mentira tan grande como el Everest. Porque de ser así, ¿cómo explicamos, por ejemplo, escenas en las que ellas llegan al orgasmo con un cunnilingus? ¿Y la de veces que, gracias a la masturbación, ambos llegan al orgasmo a la vez? Y qué decir que si no fuese mentira, los succionadores y muchos juguetes sexuales no funcionarían ni tendrían sentido (y vaya que si funcionan).

Así que ya sabéis, ¡el sexo no es solo penetración, es un mundo muchísimo más grande!


Mito 2: Las personas con vagina que no llegan al orgasmo son frígidas

Cuántas veces alguien habrá escuchado un comentario del estilo, ¿no? Pues tengo que deciros que aquí entra en juego un adjetivo un poco exagerado y misógino: frígida. Tiene que ver con la doble moral que se le aplica a la sexualidad femenina.

Los motivos por los que a una persona con vagina le cuesta o le puede costar llegar al orgasmo con muy variados, pero, sobretodo, tienen que ver con imposiciones culturales que llevan encima. A todo esto, le sumamos la obsesión desmedida con el orgasmo, como si fuese imperativo que para tener buen sexo hagan falta muchos orgasmos y todos de una intensidad elevada.

Pues bien, señoras y señores, esto no tiene sentido. Poner presión para llegar al orgasmo sí o sí es, precisamente, el camino perfecto para no conseguirlo.

Si quieres conseguir un buen orgasmo, déjate disfrutar sin presiones, desinhíbete y suéltate, se libre de ataduras para disfrutar. Conoce tu cuerpo y házselo saber a tu compañera o compañero para que sepa cómo y dónde tocar. La comunicación es importante.


Mito 3: Las personas con vagina no se masturban

Esta seguramente sea la creencia más difundida y estúpida de hoy en día. Pero a su vez, tiene sentido que se crea en esto, porque viene de otro mito: el de que a los hombres les gusta más el sexo y que son cosas de adolescentes.

También se tiende a creer que las personas con vagina y las mujeres no ven pornografía, cuando le verdadero problema estaba en que la pornografía que ha habido hasta no hace mucho (y sigue habiendo, no nos engañemos) era extremadamente sexista.

Pero todo esto acabo gracias al súbito protagonismo de uno de los mejores compañeros para las personas con vagina: los juguetes eróticos. Si éstas personas no se masturbasen, ¿cómo es que hay tantísimos juguetes para ellas y tan variados?


Y hasta aquí los mitos de hoy, poco a poco iremos trayendo más, así que si queréis que hable sobre alguno o sabéis vosotras o vosotros, ¡hacédmelo saber en los comentarios o por nuestras redes sociales!

Nos vemos dentro de unos días, cuidaos mucho y recordad: ¡esto es mucho más que sexo!


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

×
¡Hola!, somos Maria y Alexandra, Sex Coachs de Lovelovers.

¿Quieres que te asesoremos en algún producto que estés buscando?

Queremos que encuentres lo que realmente necesitas en este momento.